Cymbiformis

Nuestro planeta Tierra está repleto de áreas verdes que resultan sumamente esenciales para obtener la calidad de vida que tenemos actualmente, pues cada una de las plantas funciona adecuadamente para transformar el dióxido de carbono que expulsamos en oxígeno. De esta forma, evita que el aire que respiremos sea completamente contaminado. En esta oportunidad te informaremos acerca de la especie Cymbiformis.

La suculenta Cymbiformis

La planta a la que conocemos como Cymbiformis es una suculenta que pertenece al género Haworthia, teniendo así un parentesco asombroso a las demás especies que pertenecen a este mismo sector. Así como cada una de estas que se encuentran compartiendo la misma familia, esta es originaria de las tierras de Sudáfrica, en donde existe un clima semitropical al que están acostumbradas a tener constantemente.

Cymbiformis

Se le considera como una especie que se encuentra entre la clasificación de herbácea entre las suculentas, es por esta razón que resulta tan atractiva a simple vista. Además, es una de las más bonitas y preferidas por el público amante de las plantas, gracias a esto ha sido seleccionada como una planta ornamental. Es un título que, en definitiva, se tiene bien merecido, pues desde hace muchos años ha cautivado a los hogares.

Al ser una planta que proviene de la zona sur del continente africano, es normal que el terreno al que mejor se adapte sea el arenoso. Lo curioso acerca de esta planta es que, durante su crecimiento permanece oculta casi en su totalidad y no es sino hasta su crecimiento que se pueden diferenciar las hojas.

No es de extrañar que esta fue una de las plantas más difíciles de encontrar en la época de antaño, pues tenía características poco reconocibles.

Descripción de la Cymbiformis

Así como existen especies, también existen subespecies dentro de las mismas. La planta que conocemos como Cymbiformis es reconocida por ser una de las pocas especies que ha evolucionado lo suficiente para traer consigo un sinfín de subespecies realmente atractivas. Esta planta en cuestión pertenece al mismo árbol genealógico en el que está situado el Aloe y, de hecho, gracias a esto pueden surgir plantas híbridas de esta unión.

Es importante destacar que esta planta en específico tiene características muy significativas para poder encontrarla en algunos terrenos. Lo cierto es que esta permanece enterrada la mayor parte del tiempo, es por esta razón que, por lo general, solo se pueden ver las partes superiores de las hojas en lugar de la planta completa.

Es muy difícil distinguir su anatomía de esta forma, aunque por su nombre es fácil comprender la analogía: la palabra Cymbiformis significa “con forma de bote”, por lo que podemos tener una idea bastante amplia del verdadero aspecto físico de la planta en cuestión. Una conclusión a la que todas las personas han llegado es que resulta realmente hermosa y atractiva, por lo que es imposible pasarla por alto cuando se observa.

¿Cómo se reconoce a la Cymbiformis?

Esta es una planta que normalmente se encuentra en precipitaciones, por lo que con frecuencia se pueden encontrar en grietas de rocas a las orillas del mar o del río, además de acantilados. Permanecen en grupo, es poco usual encontrar solo a una de estas plantas, pues se forman varias con forma de rosas o rosetas. Son sumamente llamativas por sus pétalos jugosos y de gran diámetro. Es un espectáculo observarlas.

Tienen tallos muy cortos, lo que quiere decir que, cuando crecen, permanecen al ras del suelo y es casi imposible distinguirlos. Sus hojas están situadas de una forma organizada para poder establecer la imagen de una rosa verde. Estas tienen de 3 a 10 cm de diámetro, que es precisamente lo que causa que se vea como un pequeño arbusto frondoso desde lejos. Resulta sumamente llamativa si se observa con atención.

Es importante destacar que las hojas la Cymbiformis son de un color verde claro, aunque tienden a tener variaciones de colores conforme se va observando cada “pétalo”, pueden tener manchas blancas e incluso, pequeños tonos de verdes más oscuros que el de la base.

Sin embargo, algo que es característico de esta planta es que, justo al final del pétalo, presenta un área transparente para que lleve a cabo de forma adecuada el proceso de la fotosíntesis.

Una asombrosa especie

La denominada Cymbiformis es una de las especies más bonitas que existen en el sector de las suculentas ya que es muy pequeña y compacta, adaptándose a todos los espacios, aunque estos sean realmente pequeños. Es considerada como una planta perenne, con hojas de hasta 5 cm de largo y pequeños tallos que son casi imperceptibles. Además, al igual que todas las plantas que pertenecen al género Haworthia, tienen flores.

Las flores son un factor que tienen en común todas las plantas que pertenecen a esta misma familia y género, esto se debe a que normalmente son blancas, aunque esta también tiene variaciones con rosas muy pálidos. Estas en particular poseen un tallo que puede extenderse a más de 20 cm del suelo, superando el tamaño de la planta en cuestión. De esta forma tiene la capacidad de sobresalir de una manera muy bonita y sencilla.

Estas florecen en racimo y su período comienza desde el final de la primavera hasta el comienzo del verano. Sin embargo, una vez empiezan a nacer absorben una gran parte de la energía de la planta, por lo que, si no se le aplica un cuidado adecuado esta puede empezar a decaer casi de inmediato. Es por esta razón que muchas personas deciden cortarlas, ya que también carecen de atractivo ornamental visible.

Todos los cuidados

La Cymbiformis resulta realmente sencilla de cuidar. De hecho, es probable que sea una de las más fáciles que pertenecen a este género. Solo requiere de una constante exposición al sol o, en su defecto, estar en un sitio que se encuentre constantemente iluminado. La temperatura a la que debe estar expuesta debe superar los 10 grados, pero no excederse de los 30 grados centígrados. Es un dato que no se puede olvidar.

Puede resistir bajas temperaturas, pero durante esta época no se le puede regar. Es una planta asombrosa que te encantará.

Compartir es sinónimo de bondad. Se bondadoso...

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *