Aloe Vera

En el increíble mundo de las plantas, existen todo tipo de especies, desde aquellas que son venenosas y tienen componentes que resultan peligrosas para salud, hasta unas que pueden ayudar a los demás seres vivos a mantener el bienestar del cuerpo. Son las dos caras de la naturaleza y de este increíble sistema en particular. En esta oportunidad nos dedicaremos a un famoso tipo de planta a la que conocemos como Aloe Vera.

¿Qué es Aloe Vera?

El Aloe Vera, también reconocido como sábila en muchos países de Latinoamérica es un género que ha sido clasificado como parte de las suculentas, pues cumple con cada una de las características de este tipo de planta. Esta se encuentra dentro de la familia que conocemos como Xanthorrhoeaceae de la subfamilia Asphodeloideae. Es realmente famoso en muchos lugares del mundo, pues se le han atribuido propiedades curativas asombrosas que son verídicas.

Aloe Vera

Es considerada como una de los géneros más extensos que existen actualmente dentro de esta familia en específico y es muy sencilla de reconocer, pues tiene una apariencia que resulta bastante llamativa en cualquier lugar en el que se encuentre. Se cultiva de una forma bastante sencilla, no necesita demasiados cuidados y resulta muy fértil, es capaz de crecer hasta en los lugares más áridos del planeta.

Al ser una suculenta se adapta a cualquier situación y, es por esta razón que muchas personas deciden adquirirla con más frecuencia. Además, puede funcionar para muchas emergencias de la salud como quemaduras o heridas con una profundidad media. No necesita de mucha atención, al contrario de otras plantas similares. Es preciosa y llamativa e, incluso, fácil de identificar en diferentes lugares en los que se encuentra.

La descripción del Aloe Vera

El Aloe Vera es reconocido por ser un arbusto que puede llegar a adquirir un tamaño asombroso. Sin embargo, su tallo es muy corto y de él tienden a crecer abundantes hojas, algo que resulta bastante increíble debido a que estas son particularmente pesadas. El tallo puede llegar a medir 30 cm, después de esta medida es improbable que pueda volver a crecer. Es importante destacar que este es erecto y muy fuerte.

Las hojas de esta planta son asombrosas, pues son gruesas ya que en su interior se oculta una sustancia viscosa y transparente que hace que estas sean jugosas. Pueden llegar a crecer hasta 50 cm de largo y son capaces de tener un ancho de 4 cm. Estas se pueden agrupar en los tallos y en el arbusto puede llegar a tener hasta 20 hojas cada uno. Cada una de ellas crece de una forma sumamente fácil.

Esta planta es sencilla, las hojas tienen una forma triangular y cada una de ellas tiene pequeñas protuberancias a los lados, que son muy comunes en las plantas que pertenecen al grupo de las suculentas. Las flores, al contrario de muchas plantas, son sub-erectas y difíciles de identificar, tienden a medir de 4 a 5 mm, por lo que son capaces de pasar desapercibidas frente a la visión humana. Es un tema realmente asombroso.

¿Cuál es su hábitat ideal?

Es evidente que, al ser una suculenta, esta planta requiera de lugares en donde las tierras no tengan demasiada humedad y el clima sea realmente caluroso, aunque no se debe someter a periodos constantes de temperaturas extremas debido a que puede resultar perjudicial para ella. El Aloe Vera es originaria de Arabia, sin embargo, con el paso de los años se fue trasladando a sitios subtropicales, como los países de América del Sur.

Aunque también puede soportar situaciones climáticas templadas, como las que se encuentran en el Mediterráneo. Si estás pensando en adquirir esta planta o actualmente la tienes en casa, lo primero que debes saber es que necesita lugares en donde pueda recibir el sol de forma constante, ya que precisamente proviene de sitios en donde este es frecuente y se ha adaptado a estos durante toda su existencia.

No perdurará mucho si se mantiene en espacios que poseen bajas temperaturas, pues, a pesar de que es una planta perenne, tiende a deteriorarse rápidamente en estas circunstancias. Sin embargo, es aceptable que tenga tan solo un par de horas de calor y podrá resistir cualquier tipo de situación climática. Como casi todas las suculentas, el Aloe Vera es una planta que resulta realmente fuerte en muchos aspectos.

Todo lo que debes saber acerca del Aloe Vera

Aunque es particularmente conocida por las personas como una planta que tiene propiedades curativas asombrosas, lo cierto es que en los diferentes países en donde se cultiva se utiliza de formas muy diversas, la más controversial es como alimento. No obstante, es reconocida por ser parte esencial de productos cosméticos que intentan regenerar la piel de manchas o marcas, pues esta es muy útil en este aspecto.

También se utiliza para acelerar la cicatrización de quemadas o cortadas profundas. Las propiedades no están en el exterior de sus llamativas hojas, sino en el interior. Es por ello que hay que cortar la penca y extraer todo el jugo que se encuentra en la sustancia viscosa. Es ahí donde se encuentra el verdadero atractivo de la planta, aunque a simple vista resulta bastante impactante debido a sus dimensiones y a la forma particular que adquiere.

Aunque las hojas del Aloe Vera son de color verde, en ocasiones pueden presentar manchas de un color blanco particular. Esto es completamente normal y no quiere decir que la planta ha sido contaminada por algún virus extraño. Si recibe los cuidados adecuados puede vivir durante muchos años.

Cuidados

El Aloe Vera no requiere de tantas atenciones, lo único que debes tomar en cuenta es que debe estar expuesta a climas que sean templados o calurosos, además de que es esencial que se riegue al menos una vez por semana.

Es importante recordar que esta planta no puede someterse a demasiadas cantidades de agua porque se puede marchitar, recordemos que es una suculenta y el exceso del riego puede causar daños irreparables. Es muy sencillo mantenerla y resulta de gran ayuda.

 

Compartir es sinónimo de bondad. Se bondadoso...

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *